Test ll

Es necesario además saber si uno es zurdo, diestro o ambidiestro, y en qué medida. De hecho hemos notado, entre otras cosas, como los abducidos tengan colocados los microchips alienígenas-militares en algunas partes del cuerpo, en relación a su grado de zurdera (o zurdez), o en la derecha o en la izquierda.
Además los movimientos de los personajes dentro del SIMBAD dependen en gran medida de esta característica. Muchos abducidos tienden a un gran desequilibrio o lateralización y esto parece debido, no a fenómenos hereditarios sino justamente, por lo menos en parte, a la naturaleza de las interferencias alienígenas que utilizan prevalentemente el hemisferio izquierdo (en los diestros) y al contrario en los zurdos. Comprender exactamente el grado de zurdez se ha vuelto para nosotros de vital importancia y es por esto que proponemos un test completo y exahustivo en este sentido.
Se puede, de hecho, ser zurdo en el pie y diestro en la cadera, zurdo de oído y por lo tanto auditivo con el hemisferio derecho, pero visivo prevalentemente con el hemisferio izquierdo.
Los estudios sobre la zurdez nos inducen a pensar que algunas funciones en el zurdo puro sean, a nivel de hemisferios cerebrales, asignadas a un hemisferio diverso del propio. Por ejemplo: los estudios sobre la hemilateralidad de los gay llevan concluir que ellos tengan una lateralización reducida con respecto a los no gay.
Una lateralización menos marcada resulta también en niños y ancianos por los estudios de RMN.
Una lateralización reducida,en términos técnicos,corresponde a un aumento de ambidestrismo pero según nuestras hipótesis corresponde a una menor diferenciación entre la parte masculina y femenina del ser.
Esto llevaría a una minimización de la lateralización y a una menor diferenciación entre ánima y espíritu (Cerebral Laterality in Homosexual Males: Preliminary Communication Using Magnetoencephalography Journal, Martin Reite, Jeanelle Sheeder, Douglas Richardson, Peter Teale; Archives of Sexual Behavior, Vol. 24, 1995).
Kris McManus (http://www.righthandlefthand.com/tests/TestsHomeNew.asp) ha estudiado en profundidad el problema de la zurdez y su test ha sido adoptado por nosotros, modificado en algunas partes e integrado con otras observaciones nuestras. Para una información exahustiva sobre la zurdez ver el link http://www.righthandlefthand.com/reviews/default.asp

Para efectuar el test poner una cruz en las casillas correspondientes
(En el original es posible efectuarlo. Esta versión sirve como orientación para conocer el grado de zurdez o dextrismo, que permitirá interpretar mejor, entre otras cosas, las posiciones que toman los personajes que se presentan durante la SM-ndt-)





















Muchas de estas posiciones son además indicativas a nivel de comunicación no verbal de vuestros comportamientos con los otros y representan un espejo de vuestra forma de ser, de pensar y de ponerse con respecto a los demás.
Como se puede notar por el test, es fácil entender cómo según la tipología de las respuestas se pueda descubrir que se es zurdo de vista pero diestro de oído. Recordar que la posición de la mano dominante o de la pierna dominante o del brazo dominante está siempre sobre el otro y corresponde a la actividad del hemisferio opuesto.
El gesto tiene una traducción de lenguaje no verbal a significado intencional y es fácil comprender cuál parte del cerebro esté ligado o domine ese particular impulso.
En el ejercicio del SIMBAD como decíamos, los objetos y los personajes que se mueven, siguen líneas ideico-simbólicas precisas. La descripción de tales parámetros nos permite verificar sin esfuerzo, si en el curso del ejercicio de simulación "algo no va" según los cánones arquetípicos. Podemos así percatarnos si alguno de los personajes de simulación es honesto o dice mentiras solamente tal vez porque aparece desde la derecha en vez que desde la izquierda. Hay que recordar que de hecho, la simulación mental está sujeta y guiada por las reglas de la lateralización mental además que por la física de la virtualidad o sea por los parámetros a menudo inconscientes pero llenos de significados.